De Profesión Mayordomo - © Copyright - Derechos de Autor - Todos los derechos reservados



Cortesía y Comportamiento en la Mesa


Cada grupo social tiene sus propios usos, pero a continuación se indican ciertas pautas vigentes en el mundo occidental:

 

·  La primera persona que se sienta a la mesa y la primera en levantarse es la anfitriona.

Si los lugares no están indicados con la correspondiente tarjeta de posición, los invitados deben esperar que la anfitriona les indique dónde sentarse.

Una vez que la dueña de casa se ha ubicado en su lugar, los comensales se sientan por el lado derecho de la silla.

Los caballeros ayudan a las damas que tienen a su izquierda arrimándoles la silla, cuidando que esta no quede ni demasiado cerca ni demasiado lejos de la mesa.

·  En la mesa debe mantenerse una postura natural y distendida, con la espalda recta y los pies juntos.

No se estiran las piernas, no cruzan ni se balancean, ni se colocan los pies por detrás de las patas de la silla. Los brazos deben quedar paralelos al cuerpo aún cuando se manipulan los cubiertos. No se apoyan los codos sobre la mesa; permanecerán ligeramente pegados al cuerpo sin separarlos ni levantarlos demasiado. Solamente descansan sobre la mesa las manos o la primera parte del antebrazo, cerca de las muñecas. Desde la posición correcta, los bocados se llevan a la boca sin inclinarse sobre el plato.

·  Cuando los comensales ya están sentados, la comida se inicia en el momento en que la anfitriona toma la servilleta y la coloca en su falda, doblada en dos, con el doblez hacia la falda y los bordes hacia las rodillas.

No es correcto sujetarla en la cintura, ni en el chaleco y menos aun anudarla alrededor del cuello. Puede usarse cuantas veces sea necesario, pero siempre en forma obligada –y con delicadeza– antes y después de beber. Al terminar la comida, la servilleta se deja sin doblar a la derecha del plato.

·  La cortesía indica que se empieza a comer cuando todos los comensales están servidos, pero cuando se sirven platos calientes, la dueña de casa pedirá a los invitados que empiecen a comer antes de que la comida se enfríe.

·  Si personal de servicio conoce las reglas, deposita el plato servido en la posición correcta, pues el comensal no debe moverlo y quedará en el mismo sitio donde el mozo lo ubicó hasta que sea retirado.



 

Si los alimentos llegan una bandeja, el comensal tomará los cubiertos de la fuente y se servirá la cantidad que crea conveniente; es preferible actuar con moderación y repetir más tarde.

Luego dejará los cubiertos de servir en la misma posición que los encontró. Para empezar a comer, se toman los cubiertos correspondientes con la mayor economía de movimientos, y se los conserva en las manos únicamente para tomar los alimentos.

Luego de cortar un trozo de carne, el cuchillo se deja sobre el plato, se lleva el bocado a la boca con el tenedor en la mano izquierda y luego se lo deja también en reposo dentro del plato. Mientras se mastica, con la boca cerrada, las manos descansan sobre la mesa a ambos lados del plato.

Cuando ya se ingirió esa porción recién se toman otra vez los cubiertos para repetir la operación. En las pausas entre bocado y bocado, los cubiertos quedarán en posición de descanso dentro del plato y ligeramente cruzados con las puntas del tenedor hacia abajo.

Dejarlos apoyados en los laterales del plato, como remos, es un gesto tan vulgar y tan antiestético como gesticular con los cubiertos en la mano.

En algunos países anglosajones se estila cortar los alimentos, dejar el cuchillo sobre el plato y pasar el tenedor a la mano derecha para llevar la comida a la boca. A continuación el tenedor vuelve a la izquierda para cortar un nuevo trozo.

Esta modalidad no tiene ninguna justificación de orden práctico ni estético; es solamente un uso social diferente.

·  Cuando el tenedor sirve para sostener aquello que se cortará con el cuchillo, la forma correcta de asirlo es con la mano izquierda, “palmado”, dentro de la palma de la mano izquierda. Otra forma es pasarlo a la mano derecha, en la posición “pluma” (tal como se toma una pluma de escribir o una lapicera) para levantar y sostener los alimentos con los dientes hacia arriba.

Esta es también la posición natural de la cuchara, que se sujeta con la mano derecha. Aunque para el tenedor corresponde la mano izquierda, si hay necesidad de usarlo con la derecha (cuando no es necesario el uso del cuchillo) se levantará del mantel con la izquierda, como siempre, y se pasará a la otra mano sin necesidad de cruzar el brazo sobre el plato.

·  El cuchillo, se toma "palmado" y una vez que se han cortado los alimentos debe descansar sobre el plato con el filo hacia adentro.

El cuchillo sirve también para untar salsas sobre las carnes o para apoyar las guarniciones sobre el tenedor, pero no se debe llevar a la boca por ninguna razón; es un gesto deslucido y se corre el riesgo de cortarse los labios.

No se usará el cuchillo cuando los alimentos son blandos y pueden ser cortados con el borde del tenedor, incluso se utiliza de esta forma para comer pescado cuando no están en la mesa los cubiertos correspondientes.

No obstante, el cuchillo estará siempre ubicado en su posición por si el comensal necesita usarlo en algún momento; pero si luego de cortar un trozo ya no se necesita, descansará sobre el borde derecho del plato hasta terminar ya que los cubiertos usados no se apoyan sobre el mantel.

·  Al finalizar, los cubiertos deben colocarse en posición oblicua con los mangos sobre la derecha; si se tienen en cuenta las agujas del reloj, la posición se reconoce como “a las cuatro y veinte”.

El personal de servicio esperará que todos hayan terminado y entonces retirará los platos por la derecha del comensal y con el pulgar podrá sostener los cubiertos para que no se deslicen sobre el mantel o sobre la falda del invitado.

·  El pan se troza con los dedos de ambas manos; nunca con el cuchillo, por eso debe se presentan pequeñas piezas o se sirve en rebanadas. No se debe comer pan con manteca antes de que se sirva la comida; si se ha puesto manteca y un pequeño cuchillo romo, seguramente será para untar algún plato del menú y exaltar así su sabor.

 El invitado tampoco debe beber antes del primer plato pues ya se ha servido un cóctel o un aperitivo y las bebidas que se presentan en la mesa son para acompañar la comida.

·  No es correcto hacer ruido cuando se come o cuando se bebe. Los alimentos se comen en pequeñas porciones para poder masticar con la boca cerrada; del mismo modo se bebe en pequeños sorbos.

En la mesa no se acepta el uso de palillos escarbadientes para retirar restos de comida de los dientes; cualquier acción en este sentido, por más disimulada que sea, se considera de mal gusto.

Las damas tampoco deben retocar su maquillaje mientras están en la mesa ya que tanto la higiene como el adorno deben realizarse en la intimidad.

·  Conversar durante la comida es un arte que requiere cierta sutileza; la mesa no es el lugar indicado para hablar de enfermedades o de catástrofes, por lo que se sugiere evitar los asuntos espinosos y las discusiones.

Mientras se mastican los alimentos no se debe hablar; tampoco es correcto gesticular exageradamente o con los cubiertos en la mano, hablar a los gritos, usar un vocabulario obsceno, hacer preguntas o comentarios atrevidos, reírse en forma desmedida o beber en exceso.





La vulgaridad, la grosería y la impertinencia están reñidas con los buenos modales y es en la mesa donde el invitado muestra su educación.
 


 
 
Anonymous

Juan Antonio Lezaca

10 Sep 2015 - 04:17 pm

magnifico quisiera recibir mas informacion , mil gracias

Agregar un comentario

Tu nombre o Ingresar

Tu dirección de correo (no se mostrará)

Mensaje *

Ingrese este código para prevenir el spam *

Menú

Últimos miembros

GustavoLorrinemnJaimeLuigi GaglianoRalBorja
English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German documental Spain cartas de presentación Italian xo Dutch películas un link Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified
© 2017 De Profesión Mayordomo - © Copyright - Derechos de Autor - Todos los derechos reservados