De Profesión Mayordomo - © Copyright - Derechos de Autor - Todos los derechos reservados



 

Las  Mesas y las Cabeceras

Para determinar el tipo de mesa para una comida o un banquete, es preciso analizar el carácter de la recepción, la cantidad de invitados, las dimensiones y las características del salón, y la disposición de las puertas.


 

Se pueden elegir mesas rectangulares o redondas, o un esquema de mesas múltiples, pero se recomienda destinar unos 70 centímetros por persona para ubicar con holgura los elementos de cada comensal.

Luego, se fijará el lugar de la cabecera pues desde esa posición se asignarán las ubicaciones de los invitados; se reservará el sitio de honor a la derecha de la presidencia y se distribuirá al resto de los asistentes según el orden de precedencia establecido.

Es evidente que los lugares más cercanos a la presidencia son las posiciones de privilegio.



En las mesas mixtas se intercalan damas y caballeros y se ubica por separado a los matrimonios.

Una vez confirmada la asistencia de los invitados, se confecciona un listado según el orden de precedencias.

 De este listado quedan excluidos los anfitriones y los homenajeados.

En las comidas de trabajo aunque participen hombres y mujeres se prepara una sola lista porque no se tiene en cuenta el género y la precedencia está determinada por las jerarquías.

 

Pero en una reunión social -si la mesa es mixta- es necesario elaborar por separado una lista de damas y otra de caballeros y asignar un número a cada invitado siguiendo el orden de precedencias (1, 2, 3, 4, etc.) en ambos listados.

Así podrán ubicarse fácilmente en forma alternada, de modo que no queden juntos dos invitados del mismo género ni tampoco los matrimonios; esta consigna tradicional tiene como objetivo diversificar los temas de conversación, favorecer la relación entre personas que no se conocen y lograr una reunión más amena.



 

Cuando se organizan comidas formales, la mesa debe quedar equilibrada con igual cantidad de caballeros y de damas; en caso de que a último momento falte algún comensal se recurre a personas de confianza para cubrir el lugar.

En las recepciones oficiales y en las que se ofrecen como práctica corriente de la actividad diplomática, el problema se resuelve con funcionarios de menor jerarquía o con amigos íntimos que colaboran para resolver la situación.



Si se trata de una comida a la que asisten funcionarios del Estado, las precedencias respetan el orden establecido en la norma protocolar que cada país dicta.

Como ya se dijo, la complejidad de las precedencias se presenta si además de las autoridades nacionales concurren personalidades del mundo empresarial, cultural o social; entonces es necesario elaborar listas de los distintos grupos para poder intercalar armónicamente las categorías equivalentes y así armar un listado definitivo con la totalidad de los invitados.



 

Realizar esta tarea con éxito no solo requiere una cuota de sentido común, también debe conocerse el medio donde se desarrollan los acontecimientos y saber quién es quién en cada actividad.

Para preparar el listado femenino se tiene en cuenta que a las señoras les corresponde la misma jerarquía que a sus esposos, pero si una mujer ocupa un cargo tiene la precedencia que indica su jerarquía; si a una dama en funciones la  acompaña su marido, éste se ubica en el lugar que le corresponde en la lista de caballeros, sin tener en cuenta la posición de su esposa.


En estas situaciones el organizador debe actuar con sutileza para que estos caballeros no queden ostensiblemente relegados.

Si se quiere invitar a un Jefe de Estado, los arreglos se realizan a través de la oficina de Protocolo de la Presidencia o del Ministerio de Relaciones Exteriores, en caso de que la invitación provenga de representantes extranjeros; el trámite se realiza con suficiente anticipación para acordar la fecha y se pone a consideración del Presidente la lista de invitados.

Este mismo criterio se aplica también cualquiera sea el ámbito en que se organice la recepción; en las empresas le corresponde al Presidente o al Director de la organización aprobar la lista de invitados.



 

El Jefe de Estado tiene precedencia sobre el resto de las autoridades en cualquier ámbito dentro del territorio nacional y en las embajadas y consulados radicados en el exterior. Siempre llega último a las recepciones y se retira primero.

El anfitrión lo recibe y lo despide en la entrada, acompañado por su esposa si el Jefe de Estado concurre con la suya.



 

El resto de los invitados esperará en el salón para presentar los saludos. Los dueños de casa les ceden las cabeceras de la mesa y se sientan a sus respectivas derechas.

El mismo trato recibe la máxima autoridad de una empresa en las comidas que se organizan cuando visita alguna sucursal.

En el ámbito privado, el listado de precedencias y la distribución de los comensales se resuelven con mayor flexibilidad.

Cabe recordar que el orden de importancia de los invitados está relacionado con los objetivos del acontecimiento y queda supeditado al exclusivo criterio del anfitrión.

Los estilos de las mesas

Tanto para una comida de negocios como para una recepción social o una de carácter oficial, la distribución de los comensales depende del formato de la mesa y de la posición de la cabecera (o las cabeceras si hay más de una), pues desde allí se define el resto de las ubicaciones.

Además, se tienen en cuenta las aberturas del salón, ya que por una tradición referida a la seguridad, el huésped no debe sentarse de espaldas a la puerta de entrada ni a las ventanas.


 

Si se cuenta con mesas rectangulares o con las llamadas “imperiales”, que tienen los extremos ovalados, hay dos formas de presentar las cabeceras, y cada una determina distintos espacios para la conversación que se desarrolla en la mesa.

En cada evento se elige el estilo más conveniente:

 

Estilo inglés: La cabecera está en uno de los extremos de la mesa frente a la puerta de ingreso al salón; si hay dos cabeceras, la segunda en el otro extremo.

En una recepción social, en la que los dueños de casa presiden ambas cabeceras, el anfitrión se sienta de forma que pueda ver la puerta de entrada, y la dueña de casa lo hace en la cabecera que le permite ver la puerta por donde saldrá el personal para poder controlar el servicio.

En esta situación se abren dos polos de conversación; uno en cada una de las cabeceras.

 

 

Estilo francés: La cabecera se ubica en el centro de uno de los laterales de la mesa. Si son dos cabeceras, estarán enfrentadas.

El anfitrión se ubicará de frente a la puerta de ingreso al salón y la anfitriona del otro lado para ver la puerta de ingreso del servicio.

En esa situación, por la proximidad entre ambos anfitriones y los invitados que los rodean el núcleo de la conversación se encuentra en el centro de la mesa.

     

Se describen a continuación los distintos tipos de mesas con sus correspondientes cabeceras.

En los gráficos, la letra C identifica a los caballeros y la D a las señoras. En las mesas de caballeros solos, la posición del anfitrión (primera cabecera) se indica con cero (0) y la segunda cabecera, que suele estar destinada para el Nº 2 en jerarquía o para el invitado de honor, con doble cero (00).

En las mesas mixtas se aclara la ubicación de los anfitriones con C0 y D0 para el caballero y la dama, respectivamente; y la posición de los homenajeados con C00 y D00.

Los demás números asignados (C1, C2, C3, etc. y D1, D2, D3, etc.) corresponden al orden de ambas listas de precedencia, la de caballeros y la de damas.


 

Mesa imperial con una sola cabecera “a la inglesa”:

La persona que preside la mesa se ubica en uno de los extremos (el otro extremo queda libre), y los invitados se ubican a derecha e izquierda de la cabecera siguiendo el orden de precedencia.

Es la distribución habitual en los almuerzos o en las comidas de hombres solos o en las de trabajo, ya que si en estas mesas participan mujeres, no se tienen en cuenta los privilegios por sexo y solo se considera la precedencia que les otorga el cargo.

 

Mesa imperial con doble cabecera “a la inglesa”:

Las cabeceras están en los extremos y los invitados se ubican –de acuerdo con el orden de precedencias a derecha e izquierda, pero hay que tener en cuenta las dos cabeceras; es decir, ambas derechas y ambas izquierdas: el Nº 1 a la derecha del 0, el Nº 2 a la derecha del 00, el Nº 3 a la izquierda del 0, el Nº 4 a la izquierda del 00, y así sucesivamente.

Si presiden dos autoridades (por ejemplo, presidente y vicepresidente de una organización), o anfitrión e invitado de honor, las ubicaciones de los comensales se alternan a la derecha y a la izquierda de ambos, y se empieza por la cabecera más importante marcada con el 0.

 

 

Mesa imperial mixta con doble cabecera “a la inglesa”:
Es la disposición habitual de un matrimonio anfitrión.

Cada uno se ubica en un extremo de la mesa; los caballeros Nº 1 y Nº 2 se sientan a derecha e izquierda de la anfitriona; las damas Nº 1 y Nº 2 a derecha e izquierda del anfitrión; luego, la dama Nº 3 a la derecha del caballero Nº 1 y la Nº 4 a la izquierda del caballero Nº 2; con el mismo criterio, el caballero Nº 3 a la derecha de la dama Nº 1 y el Nº 4 a la izquierda de la dama Nº 2; y el resto de los invitados se alterna con el mismo procedimiento.

 

Mesa imperial con una cabecera “a la francesa”:
La presidencia se dispone en el centro de uno de los laterales de la mesa.
 

El espacio que lo enfrenta queda libre, como falsa cabecera. Los invitados Nº 1 y 2 se ubican a derecha e izquierda del anfitrión; los Nº 3 y 4 también a derecha e izquierda del anfitrión pero en el otro lateral, a ambos lados del sitio vacío que quedó enfrente; los Nº 5 y 6 nuevamente a derecha e izquierda del Nº 1 y del Nº 2, respectivamente, y los Nº 7 y 8 a derecha e izquierda de los Nº 3 y 4; y así con el resto de los comensales.

   

Mesa imperial con doble cabecera “a la francesa”:

Una cabecera en el medio de uno de los laterales de la mesa; la segunda, en el centro de la otra banda.


Para el resto de las ubicaciones se consideran las derechas e izquierdas de ambas cabeceras en forma alternada: el caballero Nº 1 a la derecha de la cabecera Nº 0 y el caballero Nº 2 a derecha de la cabecera Nº 00; luego, las posiciones a la izquierda de ambos, así hasta el último comensal.

Esta disposición permite ofrecer la segunda cabecera al invitado de honor y la cercanía favorece el diálogo.

 

Mesa imperial mixta, con doble cabecera “a la francesa”:

Los caballeros Nº 1 y 2 se ubican a derecha e izquierda de la anfitriona, y las damas Nº 1 y 2 a derecha e izquierda del anfitrión.

Para continuar se alternan damas y caballeros según el orden establecido. Si la comida se ofrece a un invitado especial, el homenajeado se sentará en la posición del caballero Nº 1, a la derecha de la anfitriona, y su esposa a la derecha del dueño de casa, en la posición de la dama Nº 1, pues esos son los lugares de honor.

Como con esta distribución quedan dos damas en los extremos de una banda, suele ubicarse a dos caballeros en los extremos.                         

  

Mesa imperial mixta con cabeceras especiales:
Como se ha visto, enlas mesas imperiales mixtas una cabecera es presidida por un hombre y la otra por una mujer; pero cuando el número de invitados no permite alternar damas y caballeros, como es el caso de mesas con ocho, doce o dieciséis comensales en las que quedan juntos damas y caballeros, se sugiere ocupar las cabeceras con comensales del mismo sexo; por ejemplo, el dueño de casa puede pedir al invitado más importante que lo acompañe en la otra cabecera y la anfitriona se ubica a su derecha; de esta forma se puede hacer una distribución correcta y la mesa quedará equilibrada.

        

Mesa imperial en la que el anfitrión cede la cabecera:

En ocasiones muy especiales, cuando se quiere homenajear a un invitado, el anfitrión puede cederle la cabecera para que presida la mesa con la dueña de casa, y él ubicarse en el último lugar de la lista de caballeros.

Del mismo modo, si los invitados de honor superan sensiblemente la jerarquía de los dueños de casa, estos ceden ambas cabeceras y los homenajeados presiden la mesa.

Como ya se mencionó, un ejemplo se presenta cuando un Jefe de Estado visita algún país extranjero y asiste a una recepción en la sede de la Misión diplomática.



En este caso, los dueños de casa (el embajador y su esposa) pueden sentarse a la derecha de los homenajeados o ceder ese puesto a algún invitado muy especial, y sentarse a la izquierda.

De esta forma, en su papel de anfitriones, también les darán la derecha a los homenajeados.

Mesa redonda con una sola cabecera:
Es la mesa tradicional de caballeros solos.

Es la mesa de ejecutivos que comparten también las mujeres en función de su jerarquía laboral.

La cabecera se orienta en la posición ideal, de forma que el que preside pueda ver la puerta de entrada al salón.

Los invitados se ubican de derecha a izquierda –alternadamente– según el listado de precedencias, y se deja libre el espacio frente a la cabecera.

Mesa redonda con doble cabecera:
Luego de asignar las cabeceras, los invitados se ubican de acuerdo con el orden de precedencia; el primero, a la derecha de la cabecera Nº 1 y el segundo a la derecha de la cabecera Nº 2; el tercero y el cuarto del listado a izquierda de cada cabecera. Y así hasta ubicar a todos los comensales.

  

Mesa redonda mixta con doble cabecera:

Los caballeros Nº 1 y 2 quedarán a derecha e izquierda de la anfitriona, y las damas Nº 1 y 2 a derecha e izquierda del anfitrión.

Luego, con el mismo criterio se ubica en forma alternada al resto de los invitados.

Cuando el tamaño de las mesas convencionales no es suficiente para sentar a todos los invitados, se puede recurrir a un esquema de mesas múltiples; son varias mesas rectangulares combinadas en distintas posiciones que se disponen según las características del salón.

Las más comunes son las mesas “T” y las mesas “U”
.
   

 

Mesa “T”:
Son dos mesas rectangulares o armadas con tablones.

Una se coloca en forma transversal, de frente a la entrada del salón, para la presidencia y los primeros puestos del listado; la otra, se ubica en forma perpendicular, con un extremo unido al centro de la primera.

Los invitados se sientan según su precedencia, pero queda libre el espacio frente a la cabecera

========
.
    

Mesa “U”:
Son tres mesas rectangulares; a la mesa presidencial se unen perpendicularmente dos mesas que forman una U o una herradura; si es necesario, también se arman dos Mesas “U” enfrentadas, con una cabecera en cada una.

     Mesas “peine”:
En fechas especiales, algunas instituciones necesitan contar con un gran número de plazas para cubrir una gran cantidad de invitados.

Una opción es armar las llamadas mesas “peine”. El modelo consta de varias mesas rectangulares o en su defecto largas tablas (según la cantidad de comensales) apoyadas sobre algún soporte que se oculta con los manteles.

La que esté dispuesta de frente a la puerta de entrada será la mesa que presidirá la comida; el resto se dispone perpendicularmente con respecto a la primera, como si formaran los “dientes” de un peine.
 
En estas mesas múltiples también se considera el criterio de proximidad, de modo que tienen prioridad los lugares más cercanos a la mesa presidencial y con mejor visión de la cabecera.

            

Conjunto de Mesas redondas:
Si el espacio lo permite, el armado de mesas “peine” puede reemplazarse por mesas redondas con el mismo criterio de distribución.

De esta forma se favorece el diálogo en pequeños grupos y el personal de servicio trabaja con más comodidad. Primero se ubica la mesa presidencial, (que puede ser redonda o rectangular) de frente a la puerta de entrada del salón; allí se sentarán los anfitriones, los invitados de honor y los invitados que ocupan los primeros lugares en la precedencia.

En general, la mesa presidencial se rodea con las otras mesas en forma un abanico y el orden de importancia está dado por su proximidad a la principal.


Una vez numeradas las mesas se asignan los lugares de los invitados según las precedencias. Algunos autores recomiendan ubicar una sola cabecera en cada mesa, de frente hacia la presidencia, y dejar libre la posición opuesta para que nadie quede de espaldas a la mesa principal; hoy este detalle prácticamente no se tiene en cuenta y se cubren todos los lugares de cada mesa.


 

Las mesas redondas son una solución para recepciones empresariales a las que concurren representantes de distintas actividades, porque permiten que en cada mesa se destine la cabecera a una personalidad destacada.


Por ejemplo, en una comida de negocios, los responsables de cada departamento o gerencia presiden una mesa y allí reúne a los invitados que habrá seleccionado previamente para dialogar sobre los temas que comparten: Marketing, Publicidad, Producción, etc.

 

      

Cabeceras presidenciales
Es frecuente que en las recepciones con gran cantidad de invitados se destine una mesa para que presidan los anfitriones y los principales invitados; se ocupa solamente una de las bandas de la mesa para sentar a los comensales de frente al resto de los invitados, de forma que nadie les da la espalda.

La distribución de la presidencia depende de la situación que ha dado lugar a la recepción; pero las formas habituales se describen a continuación:

a)      La situación más simple se presenta cuando no hay invitado de honor y  preside el anfitrión; este se sienta en el centro de la mesa y a continuación se ubican los invitados alternadamente, de derecha a izquierda, de acuerdo con el orden de precedencia.

Es el caso habitual de una comida donde la máxima autoridad preside la mesa. 

b)      Cuando el anfitrión y el invitado de honor comparten la presidencia en una sola cabecera, el dueño de casa se sienta a la izquierda del punto medio y ofrece la derecha al homenajeado.

A partir de esta posición se sentarán los demás invitados según el orden de precedencia, de derecha a izquierda, en forma alternada. 

c)   Si la mesa es mixta y no hay nadie que tenga una alta precedencia, por ejemplo cuando el dueño de una empresa ofrece una comida a sus empleados, preside el matrimonio anfitrión.

En estos casos, el caballero se ubica a la izquierda del punto medio de la mesa y ofrece la derecha a su esposa, pues no hay nadie con jerarquía suficiente como para resignar esta posición.

d)  Si la mesa es mixta y presiden anfitriones e invitados de honor, como cuando un Jefe de Estado ofrece una comida en honor de otro Jefe de Estado y ambos están acompañados por sus esposas, el anfitrión ocupa la izquierda del centro métrico de la mesa y a su derecha se ubica el Presidente invitado.

La dama anfitriona (esposa del Jefe de Estado local) se sienta a la derecha del invitado de honor y la dama invitada (esposa del Jefe de Estado visitante) a la izquierda del anfitrión. A continuación se ubican los invitados según el orden de precedencia, de forma que queden intercalados hombres y mujeres.

 



 Y por último


Mesa Cuadrada 12 comensales

Colocados por el sistema Cartesiano


Este tipo de mesa se utiliza más en restaurantes con capacidad para un menor número de comensales.
En protocolo no da mucho juego porque únicamente sirve para 4 o 12 comensales de manera equilibrada, por lo que no se suele utilizar, prefiriéndose antes las redondas.
 
 

Anonymous

Ana Maria Gallego

30 May 2016 - 08:00 am

me encantaría saber más sobre esta página.

Anonymous

Jorge

27 Mar 2015 - 10:41 pm

Me encantó su pagina, muy buenos datos de estilos de mesa y sobre la precedencia. Los felicito por la música de fondo, está hermosa.

Abrazos.

Anonymous

Jose Aguilera

11 Nov 2013 - 12:55 pm

muy buena pagina me encanto y me ayudo muchisimo muchas gracias

Agregar un comentario

Tu nombre o Ingresar

Tu dirección de correo (no se mostrará)

Mensaje *

Ingrese este código para prevenir el spam *

Menú

Últimos miembros

GustavoLorrinemnJaimeLuigi GaglianoRalBorja
English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German documental Spain cartas de presentación Italian xo Dutch películas un link Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified
© 2017 De Profesión Mayordomo - © Copyright - Derechos de Autor - Todos los derechos reservados