De Profesión Mayordomo - © Copyright - Derechos de Autor - Todos los derechos reservados


 


 

El momento del baño es uno de los mejores del día, ya sea para refrescarse por la mañana o para relajarse después de una jornada l

aboral.

¿Quiere conocer cómo influye la temperatura del agua en el cuerpo y en el estado de ánimo durante el baño? “continúe leyendo”

 

Tipos de baños según la temperatura:


 

Baños fríos: la temperatura del agua no puede ser superior a 18ºC, y su duración de 6 a 30 segundos. Si quieren activar la circulación de una determinada zona, son parciales, y si están destinados a producir calor y estimulación metabólica son totales. Las personas que sufran de problemas cardiacos, intestinales o vasculares no deben tomarlos.
 


Baños calientes: la temperatura oscila entre los 36 y los 38ºC, y su duración de 15 a 20 minutos. Se les suele añadir hierbas o esencias para aumentar su efecto relajante. Si el baño es total relaja los músculos, reduciendo el dolor. Si es de medio cuerpo, suelen usarse para enfermedades del intestino o cólicos.
 


Baños de temperatura ascendente: indiferente hasta 39ºC. Existen 2 variantes: la más común que dura de 20 a 25 minutos, sin baño frío después, y otra cuya duración es de 8 a 12 minutos, con baño frío después.
 


Baños bitérmicos: mezcla de agua caliente y fría. Cambia según el balneario, pero un ejemplo sería un ciclo de 2-4 minutos agua caliente, 1 minuto fría, y 3-4 minutos caliente, el cual se repetiría al acabar.
 

 

Tipos de baños segun la técnica empleada:



 


Baños simples: sirven para relajar su cuerpo, el cual se introduce en una bañera o piscina. El tiempo de inmersión es de 15 a 20 minutos, con una temperatura templada o caliente. A veces se alternan con baños fríos para estimular el sistema circulatorio y nervioso.



Baños parciales: solucionan trastornos relativos a las extremidades, ojos o cara.



Baños de vapor: usan el vapor del agua, añadiéndole según el caso plantas medicinales. Se debe poner la zona a tratar encima de la fuente de vapor, tampandola con una toalla. La temperatura del vapor suele ser de 40 a 45 ºC , con un tiempo de aplicación de entre 10 y 20 minutos.


Si usted toma un baño de vapor general, es recomendable que repose después, evitando cambios bruscos de temperatura, hasta que su temperatura corporal se estabilice. Una vez que la temperatura del cuerpo ha vuelto a la normalidad, se suele aplicar una ducha fría, estimulando con ello la circulación. Las afecciones más indicadas para este baño son las respiratorias y reumáticas.




Baños bitérmicos: la característica de estos baños es la aplicación de aguas a diferentes temperaturas. ES decir, se alterna entre agua fría y caliente. Dependiendo del balneario el orden varía, pero lo más común es introducir la zona a tratar en agua caliente durante 3 o 4 minutos. Después en agua fría durante 1 minuto, terminando con agua caliente otros 3 o 4 minutos. El ciclo se debe repetir 3 o 4 veces.


Estos baños son buenos para personas que sufren enfermedades circulatorias, como problemas de retorno venoso, ya que disminuyen la inflamación. Para aumentar el resultado es buena aplicar después un masaje.




Baños de remolino: se basa en la temperatura del agua y la presión hidrostática generada por ella, creando un efecto de masaje generado por el remolino, el cual potencia los efectos relajantes del agua. Presenta varias ventajas: el efecto masaje l estimula el tropismo por lo que disminuye las contracturas musculares, aumenta la elasticidad. Por ello se aplica en articulaciones que se hayan quedado rígidas ya que les ayuda a recuperar movilidad.



Baños galvánicos o de Stanger: combinando el agua con la electricidad, genera pequeñas descargas debidas a la buena conductibilidad eléctrica que tiene el agua. Ésta se puede aumentar añadiendo sales minerales al agua, potenciando la electroforesis y disminuye el paso de corriente por el organismo.



Hidromasaje termal: en una bañera se dispone de agua termal azufrada a 34-40°C. La duración recomendada es de 20 minutos, estimulando la circulación sanguínea, y mejorando molestias óseas y musculares. Consigue que usted se relaje, eliminando el stress.


Ducharse o bañarse con agua muy caliente (38-43 ºC) Origina fatiga muscular y sequedad en la piel, por lo que nunca hay que abusar del tiempo de exposición al agua a estas temperaturas.



Agua caliente (29-38 ºC) Es la temperatura perfecta para relajarse y para realizar los tratamientos enriquecedores con hierbas, minerales, aceites y aditivos aromáticos. Se puede estar un máximo de 20 minutos porque de lo contrario la piel se arrugará y se deshidratará. Cuando se encuentra justo en 38º es muy positiva para desentumecer los músculos y aliviar las contracturas de la columna o cervicales, sobre todo si tiene mucha presión.



Agua templada (24 -29 ºC) Relaja, reaviva y refresca cuando hace mucho calor. Un baño de una duración de entre 10 -15 minutos activa la circulación y alivia el estado de piernas cansadas además de mantener el cuerpo fresco durante las 5 horas siguientes.



Agua fresca (18-24 ºC) debe consistir en un baño de entrar y salir. Es muy adecuado para despejarse después de una dura jornada. Si se está dentro del agua más de 10 minutos puede causar entumecimiento.



Fría  (menos de 18 ºC). Es muy estimulante, pero debe consistir en simplemente entrar y salir del agua, o para cambiar la temperatura al final de la ducha, no es recomendable prolongar más la exposición. Un buen consejo es mover los brazos y piernas bajo el agua fría, pues estimula la circulación y endurece los tejidos.



El momento del baño es también muy importante, si por ejemplo queremos empezar el día con vigor lo más recomendable es terminar la ducha con agua templada y fresca, porque anima y despierta.
 

        
 


Si lo que queremos es relajarnos hay que empezar la ducha con agua templada y terminar con agua caliente para conseguir un sueño reparador.
 


Un baño tonificante. Requiere 3 condiciones indispensables: la temperatura no debe sobrepasar los 35 ºC, la duración debe tener un máximo de 10 minutos y se debe concluir con una ducha fresca.



Un baño relajante. El agua, a 37 ºC, pues calma los nervios, alivia los dolores musculares y los calambres. Puedes acompañar tu baño con esencias como el eucalipto, la camomila, el tilo, la verbena y la naranja, que tienen un efecto relajante. El tiempo máximo son 20 minutos.



Baño terapéutico. Requiere de una bañera, pues en la ducha es más complicado. Y suele incluir sales minerales del mar Muerto (magnesio, potasio, sodio, calcio, silicio). Sus propiedades terapéuticas están indicadas para afecciones de la piel – como la psoriasis-, del aparato locomotor o del sistema nervioso. Tiene efectos antiinflamatorios, antisépticos, sedantes y relajantes. Hay que estar 30 minutos en el baño, a una temperatura de 38 grados.
 

   

Si le apetece... aquí un vídeo muy sugerente

Que usted lo disfrute

                                                 

Agregar un comentario

Tu nombre o Ingresar

Tu dirección de correo (no se mostrará)

Mensaje *

Menú

Últimos miembros

GustavoLorrinemnJaimeLuigi GaglianoRalBorja
English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German documental Spain cartas de presentación Italian xo Dutch películas un link Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified
© 2017 De Profesión Mayordomo - © Copyright - Derechos de Autor - Todos los derechos reservados